Aperitivo antes de la boda: ¿sí o no?

23 mayo, 2014 § Deja un comentario

Si he de seros sincera, no sé si esta práctica está extendida o no. No sé si es algo a nivel de Galicia o se hace en cualquier parte, pero lo cierto, es que se está perdiendo, y la verdad es que… no me estraña. Aunque todavía seguimos muy arraigados a ofrecer pinchos en casa (de los padres, de los novios… depende como sea la situación). Parece que si no lo hacemos pues como que la boda no está completa… mec, craso error. Creo que estoy dejando entrever demasiado si hoy será un sí o un no. Pero vamos a ver por qué.

aperitivo

No si las casadas que están leyendo esto los han hecho, pero yo por lo menos, nunca he ido a una boda que no haya tenido aperitivo en casa antes de ir a la ceremonia… y de hecho, cuando yo me casé, también los ofrecí… meeeec. 

El tema de los pinchos en casa nació como la necesidad de dar a los invitados comida a sabiendas de que luego no comerían hasta las 5… ¿por qué 5? Porque hace años y años, las bodas de tarde ni las había. Los novios hacían un hipermegareportaje en el que tardaban 3 horas en venir a comer (¿os acordáis que hablamos de esto aquí?) y claro, no era plan. Además, atrás quedan las bodas en las que lo importante es que hubiese una gran comilona, sino, no era una boda boda.

Mis contras de hoy son:

  • lo normal es contratar a una empresa de catering que lo prepare, que lo coloque en la casa correspondiente, y que lo sirva, o sea, un camarero. Pero si queréis encargaros de hacerlo vosotras mismas (como pasa muchas veces) os aseguro que iréis muy pilladas. Y no sólo vosotras, que con los nervios, el prepararse y todo eso no podréis hacer casi nada, sino vuestros padre, hermanos o lo que sea, que serán los que se coman el marrón.

 

  • ¿Acaso os apetece poneros a recoger todo lo que ha sobrado al día siguiente? En mi caso, el catering que lo preparó también se encargo de recogerlo todo, puesto que la vajilla que se utilizó era suya, así que mis padres y los padres de D, no se encontraron con todo patas arriba cuando llegaron a casa a las tantas después de la fiesta.

 

  • pinchos en una boda de tarde… ¿en serio? Esto si que es una tortura…. para los invitados. Osea, que acabas de comer en tu casa, y al cabo de una o dos horas (como mucho) ya tienes que estar tomando pinchos. Porque claro, si los anfitriones de la casa ven que no estás comiendo, bebiendo… estarán cada dos por tres: “¡a ver come algo!”. Osea, que llegarás llena a la ceremonia, sin poder sentarte, porque el vestido/traje te apretará fijo, y luego al cabo de hora y media, otra vez pinchos.

 

  • resulta que la casa de vuestros padres (donde vais a hacer el aperitivo) está a 50km de la de los padres de vuestro novio, y por supuesto, a otros 50km, pero es que además el lugar de la celebración está a 60km del lugar de la ceremonia…buffff…¿queréis que vuestros invitados se cansen antes de que todo empiece? Por ello, si donde vais a hacer los pinchos está lejos yo os recomendaría que no los hagáis…

 

  • yo los hice pensando en que quería estar con “mi parte de los invitados” antes… pero luego, una vez que llegaron, no quería bajar, porque pensaba… “ahora bajo, como y me mancho”, “ahora ya me van a ver y se romperá la magia”, “ahora bajo y estaré loca por abrarlos y darles dos besos a todos, y adiós al maquillaje”, y bajé sólo 5 minutos antes de irnos para la ceremonia… y me fastidió un montón. Hubiese preferido o lanzarme y bajar al estar lista, o mejor, dejar ese primer encuentro para la ceremonia. Además, los invitados son comunes a ambos y parecía que andábamos a mitad y mitad, y eso tampoco me convenció.

Bueno, pero también hay pros:

  • es precioso poder ver (sin que os vean) como van llegando. Yo los observé desde un ventanal y es muy emocionante ver como la carretera se va llenando de coches y pensar que toda esa gente está ahí porque tú se lo has pedido.

 

  • las fotografías serán únicas.

 

  • podréis hablar con ellos con relativa calma, porque además del nerviosismo, este será un momento “paparazzi”.

 

  • depende de los invitados y de la cantidad de comida que hayas encargado o hecho, pero normalmente sobra un montón. La ventaja es que al día siguiente tendréis comida y cena lista.

Bien, pues por todos estos motivos, yo le doy un “NO” como una casa al aperitivo antes de la ceremonia. Pero si vosotras lo queréis hacer, os puedo dar unos consejillos:

  • poner la mesa visible y accesible, si queréis que la gente en realidad coma.
  • para disfrutarlo de verdad, debéis estar listas en cuanto la mayoría hayan llegado.
  • la decoración, ya sabéis, que siga la línea de toda la boda, pero con algún detalle sorprendente, puesto que es lo primero que vuestros invitados van a ver de la boda.
  • si hace calor, sol… sentido común, o sombrillas o en interior.

¿Vais a hacer aperitivo antes de la ceremonia? ¿Por qué?

¡Feliz finde! Aquí nos inundaremos de un momento a otro, pero no os preocupéis porque el lunes (inundados o no) volvemos. ¡Bicos!

Fotografías: 1. Confesiones de una boda

Anuncios

Etiquetado:,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Aperitivo antes de la boda: ¿sí o no? en PYP.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: