Crónicas de un día inolvidable I

14 abril, 2014 § 1 comentario

Antes de empezar con esta serie de crónicas he de confesaros que, muy a mi pesar, yo fui una novia convencional. Por muchos motivos, pero el principal, es que cuando estaba inmersa en los preparativos, hace ya 3 años no sabía, como se suele decir, de la misa la mitad. No conocía tendencias. Veía ideas que me gustaban sí, pero por una u otra razón no podía llevar a cabo. Y el otro gran motivo, es que aunque ya sabemos que en una boda la novia es la protagonista y la que habitualmente lee los blogs y revistas buscando inspiración, en ese día se casan dos, y claro, hay que encontrar un punto medio para cosas que a uno si gustan pero a otro no, y viceversa. Ésta es la primera de las crónicas de nuestro día, y hoy os contaré como fueron las horas previas.

Alberto Uzal

Para mí, las horas antes de la boda, aunque pienso que bastante corrientes (como las de cualquier novia) fueron muy especiales. Como ya os he dicho en alguna ocasión, nuestra boda fue de mañana, a la 1. Y aunque en un principio me parecería que iba a ser el tiempo muy justito para prepararlo todo, en absoluto, tuve tiempo para todo, hasta para bailar. Pero es que, semanas antes, me había preparado un timming, donde estuve “planificando” y ordenando las cosas que tenía que hacer y la hora aproximada a la que tenía que hacerlas.

Os cuento un poco mi look: el vestido es el modelo Priamo, de la colección 2012 de Aire Barcelona. Tejido de mikado de seda, con una preciosa cola de tul, en color natural. El velo, muy sencillo y romántico, de tul. Como complementos, zapatos de Pura López (que encontré baratísimos en una zapatería corriente), una pulsera de oro blanco que me regalaron, unos pendientes de perlas, mi anillo de compromiso (del que casi me olvido) y paniculata alrededor del recogido. En cuanto al ramo… más abajo os cuento más a fondo como fue mi ramo y el disgusto que tuve con él.

priamo

En esta foto se nota que estaba aún sin calzar.

Alberto Uzal

Para crear un poco de misterio o magia, D y yo dormimos separados, yo en casa de mis padres, y él en la nuestra. Me desperté a las 7… bueno, me despertaron. Concretamente mi hermano, cámara en mano, para gravarlo todo. Me levanté con relativa calma, y me puse una sonrisa en la cara (que no me pude quitar hasta bien terminada la boda ;P). La peluquera me había dicho que ese día no me pusiera sujetador (porque se marcaban las tiras) y que llevase algo que fuese fácil de quitar (tipo camisa o algo así), así que me vestí y bajé a la cocina, donde mis padres habían preparado un desayuno completito. Así que para empezar bien el día me tomé un café, un cruasán y un zumo de naranja (pensando que hasta las 3 o 4 seguramente no podría comer nada).

A las 8 tenía que estar en la peluquería y allí estuve unas 2 horas y media. Y fue muy entretenido, ya que le hacían un descuento a los invitados que fueran a esa peluquería, así que se juntaron unos cuantos, y ya me veis a mi, preparándome en la parte de arriba y hablando mientras con ellos sin poder verlos. Lo más gracioso fue que al bajar las escaleras tenían que taparme de alguna forma para que no me vieran, y no nos matamos de milagro. Por otro lado, fue un gran alivio el hecho de que la peluquera se ofreciese a venir a casa de mis padres más tarde para retocar el maquillaje por si las moscas.

Había dejado a mi hermano encargado de llevar el coche a la iglesia para que los floristas lo adornaran, de llevar los conos para poner los pétalos, de llevar los programas de boda, de traer mi ramo y el prendido del padrino, y de echar un ojo para que todo quedara bien (vamos,que  le hice una faena). Y aunque confiaba en él, no pude evitar el llamarle para ver como iba todo, y cuando me dijo que todo estaba listo, buff, respiré. 

Alberto Uzal

De vuelta a casa me llevé el primer (y único) disgusto del día. El ramo no estaba como yo quería. Mi ramo era de paniculata, y el día anterior les había llevado a la floristería una fotografía del estilo exacto que estaba buscando, un ramo de paniculata desenfadado, casi como coger paniculata “del suelo” y juntarla, sin nada más, sin colocarla. Y lo que me encontré fue un ramo rígido, súper ordenadito, y con lo que menos me gusta en los ramos de novia, hojas verdes por debajo. En fin, que casi lloré del disgusto, pero me lo tuve que comer con patatas, era mi ramo y se podía hacer nada.

Después me empecé a vestir, me puse el cancán y estuve un buen rato con el puesto y con la camiseta. Mi hermano seguía con la cámara (después de la boda descubrimos que nos hizo un montaje muy original y emotivo de todo el día). Y en cuanto llegaron el fotógrafo y el videógrafo (los chicos de Fílmate) me vestí de todo y fue justo en ese momento cuando sentí que sí, que ya era, ya había llegado el día de mi boda.

Alberto Uzal

Alberto Uzal

Mientras nos sacaban fotos, empezaron a llegar los invitados, y ay, que bonito verlos. Iban llegando poco a poco, y yo los veía a través de un ventanal y algunos venían…. ¡¡con el paraguas abierto!! ¿Quéeeeee? Pues sí, ni siquiera me había dado cuenta. Estaba lloviendo , poco, pero sí, llovía. ¿Y sabéis que? Aunque os parezca broma, no me importó todo lo que pensé que me importaría. Al fin y al cabo, ¿que se podía hacer? 

Teníamos preparados unos pinchos en casa y mientras los invitados charlaban y pinchaban, yo con unas ganas tremendas de bajar, no me pude resistir y unos minutos antes de irnos bajé y pude estar con ellos un ratito… y con mi abuela, que no se separaba de mí porque quería salir en todas las fotos, os lo aseguro. Chicas, os lo recomiendo. 

Amelia 2 534

Amelia 2 539

Amelia 2 562

Y cuando me quise dar cuenta ya estábamos de camino a la iglesia. El día no había hecho más que empezar.

Amelia 2 588

¿Habéis pensado en cómo será vuestro día antes de la boda?

¡Feliz lunes!

Anuncios

Etiquetado:, , , , , ,

§ Una respuesta a Crónicas de un día inolvidable I

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Crónicas de un día inolvidable I en PYP.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: