Cómo organizar tu boda y no morir en el intento

1 abril, 2014 § Deja un comentario

Una noche romántica, velas, champán, y de repente la pregunta (bueno, así lo cuentan las películas)… ¿y ahora qué? Hay que ponerse manos a la obra. Y aunque nos llena de ilusión y optimismo, organizar una boda no es moco de pavo, aunque sea la de una misma. Por ello, hoy quiero daros unos cuantos consejillos para que disfrutéis de los preparativos, que como yo digo, lo importante también es el camino, no sólo la meta, y para una vez que nos casamos, vamos a disfrutar de todo.

mano

1. El primer consejo que puedo daros, y ya sé que me repito últimamente, es que hagáis la boda que queráis, que no os dejéis influenciar por si madre dice esto, mi suegra dice lo otro y así sucesivamente…. porque si no hacéis vuestra boda soñada, sino la de los demás, os aseguro que no lo disfrutaréis ni la mitad.

2.La boda soñada si, pero con los pies en la tierra. Suele suceder que cuando decidimos casarnos, empezamos a mirar blogs, revistas, webs… y a ver ideas súper bonitas, pero que según nuestras condiciones (espacios, época, y sobre todo presupuesto) no podremos llevar a cabo ni en mil años. Y ahí llega la primera en la frente. ¿Qué debemos hacer para que esto no pase? Pues buscar ideas e inspiraros, por supuesto que sí, pero siempre pensando en si tal cosa es adecuada para el concepto de vuestra boda o no, y de como podríamos adaptarla. Un ejemplo: en Perla y Paniculata hemos visto varias bodas que se celebran al aire libre, e ideas de decoración para este tipo de bodas. Imaginemos que os han gustado, pero vuestra boda la celebraréis en Santiago de Compostela en el mes de abril. ¿Pues que queréis que os diga? Si queréis hacer una boda al aire libre a toda costa, pues os diría que montaseis una carpa en un lugar de suelo firme, o que lo celebrarais en un espacio que tenga un cenador externo acristalado, pero… evidentemente no iba a ser lo mismo.

1622173_1429649303938929_516393932_n

3. Es muy importante que tengáis desde el minuto cero en que decidís que habrá boda, una libreta/agenda dónde poder anotar todas las ideas que veis o imagináis. Y diréis vosotras, “¡que exagerada, si hay tiempo suficiente!” Ya, pero seguramente desde ese momento os empiecen a asaltar (de manera casi involuntaria) ideas bodiles, y si no se anotan lo más probable es que se olviden (y si andáis de memoria como yo, seguro seguro que se os olvidan). Y si puede ilustrarse esa idea con una foto mejor que mejor. ¡Tijeras, pegamento y listo!

4. En esa misma libreta también podéis recopilando los proveedores que os gusten y clasificarlos por categorías, para que luego os sea más fácil contactar con ellos. Por mi parte, recuerdo que cuando leía una revista o un blog siempre anotaba en mi libreta todos los proveedores que veía anunciados y no conocía, para luego entrar en su página web y ver si su trabajo me gustaba.

5. Y otro punto fundamental es planificación. Es imprescindible que hagáis un timming de los preparativos. Un calendario con todo lo que hay que hacer y cuando hay que hacerlo. Al principio será un timming estándar, pero a medida que se acerca la boda, se irá haciendo más y más personalizado. Para preparar el timming de mi boda, recogí unos cuantos de webs y blogs y los adapté a nosotros para conformar uno propio. Lo hice en un programa de excel, luego lo imprimí y lo puse en mi libreta, para ir tachando lo que ya estaba hecho, y haciendo aclaraciones. Al principio eran tareas grandes y estándar, tipo reservar el restaurante, preparar la lista de invitados… pero luego fuimos añadiendo otras como: “acabar de hacer los conos para la ceremonia, comprar los tarros para los detalles…”, o sea, cosas más pequeñas, más complicadas y más personales. Eso lo veréis a medida que avancéis en los preparativos. Aquí os dejo un timming que me ha gustado. Es del blog oficial de Rosa Clará.

6. Tiempo. Incluso para hacer una boda estándar, tradicional y sin apenas detalles ni decoración se necesita tiempo, porque hay que barajar proveedores, elegirlos, contratarlos y encargarse de que cumplan lo que habéis pactado. Así que chicas, tiempo. Si estáis justitas en este sentido, podéis reservar unos minutos cada día para dedicarle, o momentos en el fin de semana. Todo depende con cuanta antelación vayáis a preparar la boda. Pero no os agobiéis, con calma, sobre todo, lo que os digo, disfrutad de cada momento, pasadlo pipa, que reservar esos minutos para dedicarle a los preparativos no sea una obligación, sino un placer, un relax… ¡estrés fuera! De ahí que sea muy fundamental, preparar un buen timming. 

7. Correo electrónico. Os aconsejo que hagáis una carpeta específica de la boda, donde guardar los correos electrónicos que os mandéis con los proveedores para luego poder encontrarlos con facilidad. Os ahorraréis un montón de tiempo. Incluso dentro de esa carpeta hacer subcarpetas para cada proveedor. Porque sobre todo en las últimas semanas, hablaréis bastante con cada uno de ellos.

8. Presupuesto. Fijar un presupuesto y no moverse ni un milímetro. Importantísimo.  Intentar respetar el presupuesto lo máximo posible. Fijar un presupuesto REALISTA os ahorrará muchas sorpresas y algún que otro disgusto. Un ejemplo es al probarse vestidos de novia. Cuando vayáis a probaros vestido de novia (un momento inolvidable) debéis comentarle a la persona que os atiende el presupuesto que tenéis para el vestido. ¿Por qué? Porque si no lo hacéis y os probáis uno que sea mucho más caro, pero que os encanta, os gusta, os enamora… el dilema del siglo os asaltará, y aunque os probéis otros vestidos, lo más probable es que los veáis con otros ojos. De ahí que mirar vestidos en las webs de las grandes marcas no sea del todo muy buena idea. Os cuento mi caso: antes de probarme el primer vestido empecé a mirar en las webs de Pronovias, Aire, Jesús Peiró… y en Pronovias me enamoré de un Elie Saab (temporada 2011) sin yo saber que era el tal Elie, y cuando llegué a la tienda dije cuales me quería probar y la chica, no muy amable ella, me dijo que ese era un vestido de Elie Saab, y que no lo tenían y que además costaba cerca de los 7.000 euros… “¿ehhhhhh?”. Os podéis imaginar la cara a cuadros que se me quedó. De todas maneras, no me pareció muy correcto lo de la dependienta, ya que me comentó esto antes de saber cuál era mi presupuesto… ¿y si yo era una duquesa millonaria? ¿O simplemente me quería gastar esa pasta?¿Qué sabía ella?

En definitiva, los preparativos de una boda pueden llegar a ser en algún momento un rompedero de cabeza, porque son tantas cositas, tantos detalles de los que hay que estar pendiente… pero no os dejéis llevar por ese sentimiento. Por ello, cuatro palabras: planificación,tiempo, inspiración y relax. Y con esto, seguro que todo irá rodado.

¿En que punto estáis de la organización de vuestra boda? ¿Habéis hecho un timming?

Anuncios

Etiquetado:, ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Cómo organizar tu boda y no morir en el intento en PYP.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: